Cómo servir helados correctamente

helado servido de manera correcta para que no se caiga

Quizá te has encontrado con el problema de que, a la hora de servir un helado, te queda poco estético, con la mala impresión que eso puede dejar a tus clientes o invitados. No queremos que nos quede algo así:

helado servido mal se esta deshaciendo

Sino algo más bien de este tipo:

helado servido de manera correcta para que no se caiga

Genial, así que te enseñaremos a servir helados correctamente lo cual no es para nada complicado y te ayudará a dar una mejor imagen a tus invitados o a tu heladería. Aunque por otra parte, siempre puedes servir también helados de agua.

Aunque no necesitemos un máster para servir una bola perfecta de helado, si que necesitaremos bastante práctica y la preparación necesaria. Como comentaremos más adelante, para servir una bola de helado que parezca profesional debes tener en cuenta la temperatura del helado así como la técnica utilizada para servirlo.

Antes que nada, podemos ver este vídeo de nuestros amigos de Carte d’Or:

¿Cómo servir helados en una heladería?

Si tu helado es un helado tipo cremoso debes tomar en cuanta cada una de las recomendaciones que te daremos a continuación. Recuerda que la práctica hace al maestro, y seguro que si eres un amante de los helados el practicar constantemente te encantará, pues es la excusa ideal para disfrutar de ellos.

Vamos con los pasos:

  1. Coloca todo el material de cocina que vas a usar (vaso, plato, etc.) dentro del congelador durante 15 minutos. Éste paso será vital para que el helado no pierda su forma a la hora de ser servido en caso de servirlo en casa.
  2. Para que el helado llegue a la consistencia adecuada para formar bolas, debe estar a la temperatura de descongelación adecuada, esto quiere decir que su consistencia no debe estar ni muy dura ni muy blanda, lo ideal es que por cada 3,5 kg de helado lo dejes aproximadamente 8 minutos fuera del congelador para que el helado llegue a esta consistencia. Presta mucha atención que no se ablande mucho, ya que ese tiempo también dependerá de la temperatura a la cual tengas tu congelador.
  3. Coloca la cuchara con la que servirás el helado en un recipiente con agua a temperatura ambiente, se saca y se sacude en la servilleta que tenemos preparada varias veces para dejar sin restos de agua (que se convertirían en hielo o escarcha indeseable)
  4. Saca el recipiente que previamente pusiste en el congelador (donde servirás el helado), después sumerge la cuchara unos 2cm en el helado y con varios movimiento semicirculares recoge la bola de helado que se irá formando.
  5. Después le damos forma esférica si se nos ha deformado y la colocamos sin apretar encima del cucurucho de galleta, copa o plato.

El resto queda especialmente a tu imaginación, recuerda que una bola de helado por sí sola no tiene el mismo impacto que si la acompañas con algunas rodajas de banano, o miel, algunas hojas de menta o galletas. Esto ya dependerá de tu criterio artístico para servir y darle la presentación que deseas.

Aquí te hemos explicado la teoría pero recuerda… ¡Nada como la práctica para hacer al maestro!

Por cierto, si queréis ver algo curioso, así es como se sirven los helados en alguna heladería de Dubai, no tiene desperdicio:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *